EL GRACIOSO XXVII Crónicas desde La Paz. Paco Roca

Este vuestro reportero dicharachero os trae hoy la crónica del encuentro en Pontevedra con Paco Roca.

El anfiteatro de la librería Paz se quedo pequeño para acoger a los asistentes al encuentro con Paco. Allí estaban Kiko da Silva y los alumnos de O Garaxe Hermético, también Cano, librero con solera de nuestra ciudad, no se quiso perderse la animada charla, allí había también numerosas caras conocidas, los habituales y algunos pocos mas. Suficiente para llenar hasta que no cabía un alfiler, el espacio de presentaciones.

Todas sus obras estaban expuestas en el pasamanos de las escaleras. Es de agradecer que una librería encuentre y exponga de su fondo todas y cada una de las obras de un autor. Allí estaban, hasta algunas hoy en día algo difíciles de conseguir, como el Emotional World Tour hecho a cuatro manos junto con Miguel Gallardo.

En el turno de ruegos y preguntas, interesante fue la ultima, un bonito colofón la verdad. Un asistente le preguntó en un hipotético incendio en la casa de Paco, él vestido de pijama y saliendo a toda prisa por la puerta: ¿que cómic suyo se llevaría, cual cómic de otro autor y que objeto imprescindible cogeria?

Paco Roca respondió que, y aunque pueda parecer manido, el cómic suyo que salvaría del fuego seria el ultimo en el que actualmente está trabajando y en el que esta muy presente la relación con su padre.

Que el cómic de otro autor que se llevaría corriendo para librarlo de las llamas seria Los cigarros del Faraón. Tintín fue para el una revelación, unos cómics en los que podías pararte en cada viñeta a analizar todos los detalles. Por aquel entonces, descubierto en su infancia, Los cigarros del Faraón fue una joya que releyó y releyó en la biblioteca de su escuela.

Y que el objeto que nunca abandonaría seria el lápiz, explicando que el lápiz para un dibujante es su sustento de vida, el utensilio que entre las manos le da seguridad y le relaja, nada de iphones, ni ipads, ni mierdas. Un lápiz.



A continuación a los allí presentes nos dedicó una sesión de firmas de hora y media de aúpa.



La mía estampada sobre su último trabajo. Las andanzas de un hombre en pijama. Arrebato de sinceridad  vestido con un mono de trabajo que aun trato de averiguar su procedencia, porque esa especie de P en el bolsillo me deja intrigado.

Tal vez una foto del propio Paco en pijama, libidinosa y mordaz, aclararía aun mas las cosas.

Sin embargo es misión del artista el dejar algún resquicio de interés en el lector para mantenerlo enganchado.

En resumidas cuentas. Como le decía al amigo Simón este fin de semana: Haga lo que haga triunfará, Paco Roca es un genio del arte secuencial.

Anuncios

2 comentarios en “EL GRACIOSO XXVII Crónicas desde La Paz. Paco Roca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s